Entrevista a Fernando J. Múñez

7 Feb

Entrevista a Fernando J. Múñez

Estos días está de promoción con su novela La cocinera de Castamar (Planeta) Fernando J. Múñez. A Múñez (Madrid,1972) le nació el gusto por la escritura desde muy niño. Con catorce años empezó su primera novela, y sus primeros guiones de cine con dieciocho. Tras licenciarse en Filosofía, inició su carrera como realizador en publicidad mientras dirigía sus primeros cortometrajes, completando su formación académica en Cinematografía en Estados Unidos. Apasionado de los libros y creador de juegos de mesa y de rol, en 2002 fundó un estudio dedicado a la creación de libros para editoriales. Desde entonces cuenta personalmente con más de cincuenta publicaciones infantiles y juveniles. En 2012 dirigió el largometraje Las Nornas, mostrado en el festival de Alicante y la Seminci de Valladolid. Le pregunto por La cocinera de Castamar en esta entrevista.

Fernando_J_Muñez

Ginés J. Vera: Clara, la protagonista de La cocinera de Castamar, es una joven que sufre de agorafobia. También vemos que gracias a sus habilidades culinarias entra al servicio del duque don Diego. La personalidad de Clara es una constante en la novela, ya que desafiará el espíritu de su señor en una época y circunstancias poco favorables para ello. Quizá, de alguna manera, ¿ha querido personificar en Clara el espíritu desafiante y valiente de muchas mujeres silenciadas por la sociedad a lo largo de la historia? ¿Es hasta cierto punto una obra reivindicativa?

Fernando J. Múñez: Para mí no era tanto señalar que hubo mujeres valientes que se opusieron a aquella sociedad machista y androcéntrica —que también—, sino mostrar la situación de las mujeres en general en aquel siglo. No podemos olvidar de dónde venimos: el ser humano, la sociedades en las que nacemos, nos conforman como seres históricos. Y el peso de la historia está en nuestra educación. Nosotros somos herederos de los siglos anteriores, de sus prejuicios, de sus errores y aciertos. Y ese es el mundo de donde venimos, una época en donde las mujeres vivían sin libertad. Una sociedad androcéntrica que las oprimía y privilegiaba de forma general a los hombres.

En esta sociedad que se perpetuaba en una tradición masculina que transmitían tanto hombres como mujeres, había muy pocas de ellas que levantaran la voz o tratasen de salirse de este yugo. Por eso mi interés estaba en ver cómo mujeres de diferentes clases sociales se enfrentaban a ese mundo patriarcal buscando fórmulas para sobrevivir. La de Clara será la cocina, pero otras buscarán otros caminos. Al final, las mujeres en aquella época, salvo excepciones, se debían a los hombres: al marido o al padre, y no podían tener negocios propios, ni dinero propio, ni ideas propias.

No sé si es una novela reivindicativa o feminista, pero si sirve en ese sentido me agradaría. Aun así, prefiero que este tipo de adjetivos los pongan otros, que arrogarle yo ese nombre a la novela.

Ginés J. Vera: Úrsula, otro gran personaje femenino de su novela, no era partidaria de la humillación gratuita. Reconocía en Clara Belmonte -aunque le doliese admitirlo- su capacidad organizativa como cocinera tanto o más que su determinación, su ansia de superación o la sinceridad de ‘aquella muchacha más bien menuda, con ojos color canela y su cabello negro’. Coméntenos esa animadversión de aquella hacia Clara tal y como llega a preguntarle abiertamente esta en un momento clave de la novela.

Fernando J. Múñez: Úrsula es una mujer doliente y dolida con el mundo, lo ha pasado muy mal y eso le ha generado una coraza brutal ante todo, y un ánimo belicoso contra cualquiera que amenace su mundo e independencia. Además, se le junta una dureza de carácter, es de esos personajes inflexibles en su forma de pensar que no soporta los cambios. Y es esto precisamente lo que supone Clara para ella: el cambio, lo nuevo, lo inesperado. Para Úrsula, Clara anuncia un mundo donde las clases sociales no estarán tan separadas, donde habrá permeabilidad social, cambios que hacen que el mundo clasista de Úrsula se desequilibre.

la-cocinera-de-castamar

Ginés J. Vera: En La cocinera de Castamar lleva a cabo una minuciosa recreación de la España del s. XVIII. Una época que, como leemos, estaba encorsetada por las clases sociales y donde la comida que se servía en la mesa, elemento indiscutible de su novela, definía bien a cuál se pertenecía. Háblenos de esa inmersión previa en lo histórico cara a poder contextualizar a sus personajes en esta novela.

Fernando J. Múñez: A nivel histórico, fui construyendo un acercamiento a la realidad de la España del 1700 desde lo más general hasta lo concreto. El comienzo de siglo XVIII supone un cambio para todo lo que hasta aquella fecha había significado el imperio español. España ha ido poco a poco desgastándose hasta la muerte Carlos II y esto propiciará la entrada de los Borbones en el trono de España y un conflicto enmarcado en una gran guerra continental europea. Este marco general me permitía tener un conflicto armado, ya terminado, como telón de fondo: un pasado trágico del que partir y que había afectado ya a todos los personajes de una forma dramática. Por otro lado, estaba el mundo de la gastronomía.

La llegada de Felipe V trajo consigo la cocina de Versalles, alejada de la forma de cocinar que se daba en Madrid, con muchas especias, como la canela. Afianzado esto, el resto fue más documentación específica sobre el funcionamiento de las casas, el pensamiento propio de la época, etc. Documentarse es imprescindible, pero siempre que esta información esté en la novela de forma adecuada. Para mí lo histórico debe estar siempre presente, pero no es la historia: solo debe envolverla y aderezarla, para que el lector la deguste como un buen caldo.

La cocinera de Castamar. Fernando J. Múñez. Ed. Planeta. ISBN: 978-84-08-20478-7

Gines-J-Vera

Gines J. Vera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *